Periódico ABC

Última Hora
  1. Referente global en el sector del aire acondicionado y la climatización, la multinacional japonesa Mitsubishi Electric se ha planteado como meta mantener también esa posición en el mercado de los sistemas de calefacción. Llevan años trabajando en una bomba de calor aerotérmica y esperan expandir muy rápidamente esta solución para calentar casas y edificios. Cuentan con cuatro unidades de negocio (aire acondicionado, robótica, impresión fotográfica e industria de transporte) siendo la climatización la que tiene mayor peso en España, en donde suministran equipos tanto en el mercado residencial como en el comercial y en el de grandes edificios. «El mercado español es un negocio muy importante para nuestra compañía», explica a ABC Empresa Masami Kusano, presidente de Mitsubishi Electric Europe, B.V. Sucursal España. «Hemos puesto mucho interés en este mercado, tanto España como toda Europa, y está siendo un éxito, sobre todo en el negocio de climatización», añade. Es una empresa muy transversal y está muy relacionada con el sector inmobiliario. La firma cuenta en nuestro país con cerca de 300 trabajadores. Cumplirá su centenario en 2021 y acaba de celebrar los 40 años de experiencia comercial en España donde entró en 1978. El desarrollo más importante de los sistemas de aire acondicionado se produjo en la década de los 90. «La fuerte implantación de la compañía coincide con los sistemas de alta tecnología. Los estándares de calidad aumentan, la exigencia también, y la tecnología de Japón es muy buena», puntualiza Pedro Ruiz, director general de la división de Aire Acondicionado. Las compañías japonesas empiezan a dominar el mercado y Mitsubishi Electric alcanza el liderazgo en 2017 después de incorporar al negocio la firma italiana Climaveneta. Cambio en el mercado La apuesta ahora es el mercado de la calefacción, donde la compañía resalta que se está produciendo un gran cambio en España. «El volumen es parecido al de aire acondicionado pero está sufriendo una transformación. Los sistemas que se proyectan para nuevos edificios son más eficientes. El objetivo es que las casas sean autosostenibles, que los edificios puedan tener energía muy eficiente y para poder hacerlo hay que utilizar la tecnología de los aparatos de aire acondicionado», relata Pedro Ruiz. Es decir, la bomba de calor reversible que «es capaz de dar agua caliente sanitaria y calefacción o aire acondicionado y hacerlo de una forma muy eficiente». Además en España, al contrario que otros países europeos, no hay todavía subvenciones para este tipo de equipamientos y esperan que antes o después lleguen y ayuden a crecer el negocio. «Ahora es el momento de irrupción y de crecimiento rápido. El consumidor lo empieza a conocer», añaden Ruiz Tal y como resalta el presidente de la compañía en España, Masami Kusano, la tendencia en un futuro será crear sistemas «con menos impacto en el medio ambiente» así como la utilización de «sistemas integrados». En el pasado «buscábamos controlar el aire acondicionado y ahora nos preocupa cómo controlarlo de forma inteligente y sin dañar el medio ambiente», subraya. La crisis pasada y la incertidumbre presente No todo ha sido un camino de rosas en el periplo empresarial de Mitsubishi Electric en España ya que, como reconoce Pedro Ruiz, su director general de la división de Aire Acondicionado, la burbuja inmobiliaria les afectó duramente. «Las empresas se tuvieron que adaptar y Mitsubishi Electric lo hizo con su cultura, la de la solidaridad. No emprendió despidos masivos sino que se preparó para pasar esa fase y crecer rápido. Fue clave pasar la crisis sin dar bandazos y ahora recogemos los frutos», destaca el responsable de la división de Aire Acondicionado. Sobre las nuevas sombras que acechan a la economía, asegura que «estamos expectantes de lo que va a pasar ante la incertidumbre»
  2. Las librerías españolas y sus libreros están de capa caída. Después de unos años en que parecía que levantaban cabeza tras la crisis, ahora viven atenazados por la dura competencia de las grandes plataformas online y por los cambios en los hábitos de un consumidor que lee de forma diferente y también compra las publicaciones de manera distinta. «Lo peor lo sufren las más pequeñas. Hay librerías que pierden dinero y bastantes se encuentran en números rojos», se lamenta Rafael Bravo, uno de los autores del último informe del Observatorio de la Librería, y profesor la Universidad de Zaragoza. Con esta tendencia como tónica general las ventas de libros cayeron en 2018 un 3,3%. Ya lo habían hecho un 1,8% en 2017, frenando así la evolución positiva que venía registrando desde 2013. «En 2016 el sector había crecido porque lo hacían las grandes librerías. Pero eso enmascaraba un problema: ocultaba la situación de las pequeñas, que iban mal. En 2017 éstas seguían yendo mal y las grandes empezaban a reducir sus ventas. Hasta que el año pasado ya perdieron todas, más o menos, en la misma proporción», explica el profesor. La situación no resulta nada boyante para estos negocios. Solo para hacerse una idea: la mitad de ellos factura menos de 90.000 euros al año, apenas para la supervivencia. Las cosas están mal, pero ante los malos augurios que vaticinan algunos, el profesor Bravo asegura que «el libro en papel no va a desaparecer». También lo cree Javier López, director de Cegal (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros). «Cuando apareció el ebook —recuerda—, muchos decían que el libro en papel solo supondría un 10% de las ventas en 2020. Hoy se ha comprobado que esto no se ha cumplido y son los ebook los que suponen un 12% del mercado del libro. El libro seguirá en cualquier soporte». No obstante, cierto pesimismo está haciendo mella en muchos libreros. El informe del Observatorio ha testado también su estado de ánimo: el 45% cree que el próximo año va a ser malo para el sector. Para ellos el problema más grave es la competencia derivada de las grandes plataformas de ventas online. Los libreros no pueden competir en logística frente a estos titanes de internet, ni ofrecer sus descuentos. Además, en este caso el sector exige cumplir la libre competencia «en igualdad de condiciones, lo que significa entre otras cosas igual fiscalidad para unos y otros», solicita el director de Cegal. El segundo problema es que se han perdido compradores de libros en papel, ya que el consumidor va cambiando hábitos y mira hacia otras alternativas de ocio (redes sociales, series en plataformas como Netflix, aplicaciones en móviles y tablets…). «Muchos libreros hacen referencia a que tienen un tipo de cliente fiel y envejecido que lee bastante, pero no hay relevo generacional. Los jóvenes se están perdiendo. Eso no significa que no se lea. Cada vez se lee más, pero de distinta manera y eso también afecta a la compra de libros. Ahora se lee directamente de internet», explica Rafael Bravo. El informe del Observatorio revela que una parte de los lectores prefiere el libro electrónico (6,8%), formato que es vendido de manera minoritaria por las librerías tradicionales independientes. Pacto de Estado Tampoco las administraciones y el sistema educativo ayuda a este gremio. Se promociona poco la lectura, muchas ampas (Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos) compran libros directamente a las editoriales, los programas de gratuidad de los libros de texto de algunas comunidades autónomas también han perjudicado... «Para que las librerías puedan vivir una época mejor es muy importante el fomento de la lectura y eso requiere políticas culturales y educativas. Es urgente un pacto de Estado por la lectura que incluya medidas concretas de apoyo a las librerías», apunta Javier López, además de una revisión de las normas de contratación pública para la venta de libros. «Las recomendaciones de un librero, según las preferencias del lector, no las da ninguna plataforma online» Para superar el bache, las librerías se ponen en valor reconvirtiéndose en centros dinamizadores de la cultura en barrios, pueblos y ciudades. Exposiciones, talleres, presentación de novedades, visitas de autores y de ilustradores... forman parte de su actividad. Pero nunca hay que olvidar el «papel prescriptor del librero», que resulta «vital», como indica López. «El trato individualizado —añade—, las relaciones personales que se establecen entre lectores y libreros, sus recomendaciones según las preferencias y gustos del cliente... Esa solución no te la da el comercio online». El camino digital Aunque las librerías tampoco dejan de lado la venta online, que crece. Una de cada cuatro tiene un canal de venta online (el 25,8%, en 2016 era el 22,4%), pero el porcentaje de facturación que supone este canal se mantiene constante desde hace dos años, un 11% del total de ventas. Uno de los objetivos es mejorar esas cifras. Por eso, los libreros quieren estar más presentes en el entorno digital y hacen un esfuerzo hacia la modernización. Una de las herramientas tecnológicas más importante que han puesto en marcha desde Cegal es el portal de búsqueda de libros todostuslibros.com, una base de datos con 1,2 millones de títulos disponibles, con la información que aportan 750 librerías y con más de dos millones de visitas mensuales. «Es muy posible que te resulte más rápido buscar el libro en esta web y acercarte a la librería que tienes al lado, que esperar a que te llegue a casa desde una plataforma online», asegura López. Todostuslibros.com dará el gran salto al año que viene cuando, además de facilitar la búsqueda de un libro, también permita su compra online. La venta online crece, pero su facturación se mantiene desde hace dos años: un 11% de la venta total Hay otras formas de seguir adelante. Unas librerías incorporan nuevos productos a sus estanterías y escaparates: papelería, merchandaising... Otras se inclinan por la especialización. «Es una forma de sobrevivir viable —afirma López—. Cuando una librería especializada abre en una ciudad es un aporte de selección muy importante. Hay pequeñas librerías que tienen un fondo muy selecto hecho por el librero. La especialización en infantil y juvenil es un segmento con bastante fuerza que ocupa un papel importante al cultivar el fomento de la lectura». Los libreros lucha de todas las formas posibles para no tocar fondo y reconvertir, una vez más, el negocio de un gremio milenario.
  3. A pesar de que la economía global está ya en pleno proceso de desaceleración, 2020 promete ser un buen año para los empleados. Un estudio de la consultora Korn Ferry prevé un aumento de los salarios a escala global del 4,9%, a la que restada la tasa de inflación prevista del 2,8% queda un aumento de salarios reales del 2,1%. Los mayores incrementos netos se esperan en Asia (3,1%) y EE.UU. (2,8%), mientras que en Europa el promedio será del 2,6%. Para España, el estudio avanza un aumento de salarios reales del 1,1%. Sin embargo estos datos, aparentemente positivos, encierran una paradoja tras la que se esconde la clave del fracaso de la política monetaria del BCE y que nos habla de nuevas leyes de la gravedad de la economía globalizada que es necesario tener en cuenta. «Hay buenas noticias para los trabajadores en estos números, sin duda, ya que se proyecta que el crecimiento de los salarios será mayor en promedio que en 2019. Pero la menor la tasa de inflación incrustada en los números también puede presagiar expectativas de una economía estancada en varios países clave, que a su vez podría conducir a mayores tasas de desempleo», explica Don Lowman, responsable del estudio, basado en datos de 20 millones de empleados en 25.000 organizaciones de más de 130 países. Benjamin Frost, gerente de Korn Ferry, está de acuerdo en que «estos números son un buen punto de partida pensando en aumentos salariales, pero deben ser tenidos en cuenta al pensar en la estrategia de negocio, estructura de costes y mercados en que se compite». La competencia globalizada es precisamente uno de los factores que explica este «poltergeist» macroeconómico. Si las leyes generales del crecimiento han establecido hasta ahora que los salarios, la productividad y la inflación forman parte de una misma correa de transmisión de la riqueza, nos encontramos desde comienzos de 2017 con que, en varios países de la UE, los salarios reales superan en más de un punto porcentual el aumento de la productividad. Durante tres años ya los salarios y los precios evolucionan cada uno por su lado, los primeros por encima de la productividad y los segundos por debajo del objetivo del BCE, dando lugar a un inexplicable efecto. Advertencia de la CEOE Las subidas salariales reales deberían dar lugar a subidas de precios porque suponen un 53% de los costes de las empresas europeas, pero el entorno competitivo global impide a las empresas elevar los precios por temor a perder cuota de mercado. La encuesta de red dinámica salarial del BCE muestra la preferencia de las empresas europeas de reducir otros costes en lugar de aumentar los precios. Las perspectivas de inflación bajas hacen percibir los aumentos de costes salariales como coyunturales y las empresas van tirando de las reservas, debilitando a la larga su estabilidad. «Vemos la misma tendencia en todo el mundo», señala Christine Seibel, experta de Korn Ferry, «las empresas aumentan sus salarios nominales al mismo nivel que el año anterior aunque las expectativas específicas de inflación son un indicador del enfriamiento de la economía. Detrás de eso está también que muchas compañías no quieren permitirse perder sus importantes operadores de conocimiento». «En un entorno de alta competitividad, los empleados que aportan desarrollo son muy valorados y justifican el mantenimiento de los niveles salariales a pesar de la disminución de beneficios», añade. En este contexto, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, pidió la semana pasada al Gobierno en funciones «que se piense muy bien» la subida del salario mínimo interprofesional proyectada, mientras la secretaria de Acción Sindical de CC.OO., Mari Cruz Vicente, ha asegurado que el sindicato va a poner «todo su empeño» durante el próximo año en la subida de los salarios en la negociación colectiva «para empujar el consumo, la economía y como consecuencia que se siga creando empleo».
  4. El programa electoral del PSOE de las últimas elecciones recogía «cambios que eliminen los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012» y «un nuevo Estatuto de los Trabajadores para el siglo XXI compatibilizando el crecimiento económico con la dignificación de las condiciones laborales». En este caso, el orden de los factores sí que altera el producto final, ya que el Gobierno socialista no está por la labor de dar prioridad a la derogación la reforma laboral de Mariano Rajoy, tal y como le exigen reiteradamente su socio de Unidas Podemos y los sindicatos CC.OO., UGT, ya que prefiere modernizar antes el Estatuto de los Trabajadores. «Una cuestión inaplazable es la derogación de las reformas laborales de 2010 (Zapatero) y 2012. No podemos ir a negociar un nuevo Estatuto con esta reforma. Es una condición necesaria estas derogaciones como paso previo para negociar un nuevo Estatuto. No somos radicales, somos realistas. Con la actual legislación no se pueden negociar convenios», advirtió recientemente en Bilbao el secretario general de UGT, Pepe Álvarez. En Unidas Podemos piensan en términos parecidos. «Es obvia la necesidad de elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores adaptado a la realidad laboral, tecnológica y ecológica de 2019, pero el primer paso de este proceso es la derogación de unas reformas laborales que han impedido que la gente recuperara los niveles de bienestar previos a la crisis y que fueron escritas al dictado de la troika y con el beneplácito de la CEOE y el Círculo de Empresarios», apuntaban en su programa electoral. Sin embargo, el responsable económico del comité de estrategia del PSOE, Daniel Fuentes, ha justificado la no derogación de toda la reforma laboral de Rajoy para «no volver al vacío jurídico». En lugar de su derogación total, plantea «una propuesta constructiva», un nuevo Estatuto de los Trabajadores «fruto del diálogo social» y respaldado por «una mayoría social y política lo más amplia posible» y que «vaya más allá de 176 diputados», en referencia a la mayoría absoluta en el Congreso. Fuentes cita en entre «aspectos más lesivos» aquellos que permiten empeorar las condiciones de subcontratación, una prevalencia condicionada del convenio sectorial, «reequilibrar» la negociación colectiva y limitar «la posibilidad de la modificación unilateral de las condiciones contractuales por parte de los empresarios si se dan condiciones técnicas». No así modificar las condiciones de despido, ni tampoco abaratarlo, como acusa Unidas Podemos. Sí se contempla revertir algunas facilidades otorgadas al empresario en la reforma laboral para cambiar condiciones salariales o de jornada en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores. Respecto a la negociación colectiva, el PSOE apuesta por introducir «cláusulas de descuelgue adecuadas» en favor de la protección del trabajador, pues argumenta que «en las empresas muy grandes los convenios suelen ser más protectores para el trabajador que en el resto del sector. Tanto el Partido Socialista como Unidas Podemos pretenden limitar la inaplicación de un convenio, también conocido como descuelgue, que el Partido Popular amplió a causas económicas, organizativas, técnicas y de producción. Esta iniciativa cuenta además con el beneplácito de los sindicatos. El precedente del SMI Para el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, es «fundamental» derogar «primero y totalmente» las reformas laborales de 2010 y 2012. Y apunta a ABC que los asuntos más lesivos y urgentes serían devolver la negociación colectiva a los convenios del sector, en vez de los de empresa; volver a la autorización administrativa en los ERE «recuperando la normalidad y el sentido común porque ahora a los empresarios no les hacen falta muchos argumentos para aplicar un despido colectivo» y eliminar la ultraactividad de un año de los convenios colectivos. La ultraactividad, que supone la prórroga de los convenios colectivos cuando estos caducan, fue limitada a doce meses por el Partido Popular. Los sindicatos pretenden acabar con esta medida y que cuando un convenio finalice siga en vigor de forma indefinida hasta que se apruebe uno nuevo. Desde UGT también hacen un llamamiento a la patronal: «deberíamos estar ya sentados con los empresarios discutiendo qué se tiene que derogar y no esperar a que lo decida el Gobierno». Hace ahora un año, el Ejecutivo de Pedro Sánchez decidió de forma unilateral subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros. Así, el PSOE rompió el acuerdo alcanzado a finales de 2017 entre el Gobierno de Mariano Rajoy, la patronal y los sindicatos para incrementar de forma progresiva el SMI hasta los 850 euros en 2020.
  5. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) quiere darle la vuelta como un calcetín al modelo de gestión de la Estación Biológica de Doñana, enclavada en Almonte, que ha perdurado casi inalterable desde su creación en enero de 1965. El cambio se enmarca dentro de un proceso más amplio de «racionalización de las instalaciones científico-técnicas» recogido en un plan estratégico ya aprobado, según las fuentes consultadas. La Estación Biológica, el centro de investigación enclavado en este espacio natural, pasaría a depender de un director nombrado desde Madrid y se redoblaría el control sobre las actividades del instituto dependiente del CSIC dedicado al estudio multidisciplinar de la biodiversidad de Doñana. Los nuevos planes que tiene el organismo dependiente del Ministerio de Ciencia han creado malestar en los científicos que trabajan en la estación, que da empleo a unas 350 personas. El actual director de la estación, Xim Cerdá, y varios directores, han convocado hoy una rueda de prensa en Sevilla para expresar su oposición. Miguel Ferrer, investigador de la estación y exdirector de la misma, asegura a ABC que el cambio de modelo tendrá dos consecuencias: los científicos que trabajan en el espacio natural «dejaremos de estar representados en el Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana» y «no tendremos ya información de primera mano sobre la salud ambiental en Doñana». No hay fecha para el que el plan entre en vigor, pero parece irreversible. Más control central Desde la dirección del CSIC se asegura que el cambio no pretende «silenciar la voz de los científicos» en Doñana. La reestructuración pretende buscar una «mayor eficiencia en la gestión económica y más transparencia», explicaron a ABC fuentes del CSIC. El nuevo modelo de gestión se ha propuesto tras el informe de una comisión interna encargada para la evaluación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y el Ministerio. Comisión interna El cambio de gestión se ha decidido tras conocer dos informes internos que fueron encargados por el propio CSIC y el Ministerio de Ciencia para evaluar las grandes infraestructuras vinculadas al Consejo. En dicho informe se considera conveniente que la gestión económica de esta infraestructura, igual que la del resto de las existentes, quede diferenciada de la de los centros de investigación. «Ello permitirá garantizar de forma transparente el incremento previsto en la asignación de recursos y el uso eficiente de los mismos», asegura el CSIC. De forma paralela, se ha planteado un cambio en la dirección del instituto de investigación de la Reserva Biológica.
  6. Al menos cinco personas han muerto a causa de la erupción este lunes del volcán Whakaari, en una isla deshabitada en el noreste de Nueva Zelanda donde se encontraban medio centenar de turistas. Pese a ese elevado número de visitantes, la Policía indicó este lunes que no hay signos de supervivientes en el lugar. «Con la información que tenemos, no creemos que haya ningún superviviente en la isla», indicó la policía en un comunicado tras realizar un vuelo de reconocimiento sobre la isla, donde una veintena de personas fueron rescatadas. La Policía informó de que está trabajando con urgencia para confirmar el número exacto de personas que han muerto, además de los cinco fallecidos confirmados, así como la identidad y nacionalidad de las víctimas. Previamente, el subcomisario de Operaciones Nacionales de la Policía, John Tims, explicó en una rueda de prensa que «debido al alto riesgo, los equipos de emergencia no pueden acceder a la isla (...), que permanece inestable y con posibilidad de nuevas erupciones». La erupción ocurrió a primera hora de la mañana del lunes con la expulsión de rocas y una gran nube de ceniza sobre la isla de Whakaari, también conocida como White Island y que se encuentra a 48 kilómetros al este de la isla Norte. Un grupo de excursionistas se encontraban cerca del cráter minutos antes de la erupción, según imágenes de una cámara de seguimiento instalada en la zona. Muchos extranjeros Las autoridades cifraron en 50 el número de turistas neozelandeses y extranjeros que se encontraban en la isla en el momento de la explosión, y revelan que todavía hay un número indeterminado de «personas sin localizar». El Ejército de Nueva Zelanda indicó que un avión de reconocimiento Orion sobrevuela el terreno en tareas de búsqueda de posibles supervivientes. «Nuestros pensamientos están con aquellos afectados en este momento», declaró la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, quien viajó anoche a la ciudad de Whakatane, próxima a la isla donde se asienta el volcán. Michael Schade, uno de los turistas testigos de la erupción, mostró en la red social Twitter a través de varios vídeos cómo el barco en el que viajaba había zarpado de la isla minutos antes de la explosión. En las imágenes se aprecia la enorme columna de humo, que según los expertos alcanzó los 3.000 metros de altura, que sale desde la caldera mientras varias personas son rescatadas desde un pequeño muelle de la ínsula volcánica cubierta por un manto grisáceo. «Esperamos quemaduras, problemas respiratorios, lesiones en la cabeza, fracturas de huesos por el impacto de rocas», entre otras lesiones, describió a la emisora Newstalk ZB la directora de operaciones de St. John, Norma Lane. Más erupciones La Agencia Nacional de Respuesta a Emergencia emitió una alerta ante posibles nuevas erupciones o actividad sísmica moderada. Las autoridades neozelandesas han establecido un perímetro de seguridad y dispusieron la cancelación inmediata de todas las excursiones, incluidas los barcos turísticos, alrededor de la isla, visitada cada año por unas 10.000 personas. El pasado día 3 de diciembre, el grupo de control de actividad geológica GeoNet advirtió de que el volcán Whakaari «entró en un periodo de actividad eruptiva», aunque precisó que la situación «no representa un peligro directo para los visitantes». La mandataria neozelandesa, por su parte, indicó ayer que se revisarán los protocolos de emergencia y la actividad turística alrededor del volcán, que en 1914 tuvo una erupción que causó 12 muertos.
  7. El número de muertes por dengue hemorrágico en Honduras subió a 177 en la semana epidemiológica 48 tras reportarse cinco nuevos fallecimientos, informó este lunes el viceministro de Salud, Roberto Cosenza. El funcionario indicó a periodistas que las cinco nuevas muertes por dengue hemorrágico fueron confirmadas a través de laboratorio. Agregó que se analizan las causas de muerte de otra treintena de personas que presentaban los síntomas del dengue. El 51% de los decesos eran personas menores de 15 años, y el mayor número de infectados por dengue se continúan concentrando en los departamentos de Cortés, Santa Bárbara y Comayagua, en el norte, occidente y centro hondureño, según las autoridades. El dengue es una enfermedad causada por el mosquito «Aedes Aegypti», responsable también de la transmisión del chikunguña y el zika. En 2019, unas 105.513 personas han enfermado de dengue en Honduras, en lo que constituye la peor epidemia de esa enfermedad en el país centroamericano. Del total global de casos de enfermos, 86.313 son de dengue clásico, no mortal, mientras que los del hemorrágico suman 19.200. Cosenza de nuevo recordó a la población que la enfermedad se puede «prevenir». La enfermedad puede ser mortal en su modalidad hemorrágica y cuenta entre sus síntomas con fiebre alta, dolor de cabeza, vómitos y erupciones en la piel. Por ello, el funcionario recomendó a la población no automedicarse y que, en caso de presentar síntomas, acuda al centro de salud más cercano. Al menos cuatro personas murieron en 2018 por dengue hemorrágico en Honduras, donde además se registraron un total de 1.172 casos del tipo grave, según cifras oficiales. El último reporte epidemiológico de la Organización Panamericana de la Salud, correspondiente a noviembre, eleva la cifra de afectados por la enfermedad en la región en 2019 hasta las 2.733.635 personas, de las cuales 1.206 fallecieron. Brasil, Nicaragua, Colombia, Honduras y México son algunos de los países que han registrado un mayor número de casos en Latinoamérica y el Caribe.
  8. La ONG Equalia ha dado a conocer nuevas imágenes que muestran cómo se maltrata a los animales en el matadero municipal de Caudete (Albacete). En el vídeo difundido, se puede observar cómo se desangra a varios corderos sin que estos sean aturdidos, a vacas golpeadas con palos y con la puerta que lleva a la zona de aturdimiento o a un caballo que es inmovilizado, atándolo a los hierros del box de aturdimiento por su gran tamaño, para luego ser acuchillado por un operario y agonizar durante varios minutos antes de morir. <iframe height="286" src="https://www.youtube.com/embed/I_U6c6T5_xc" frameborder="0" allowfullscreen style="width:100%;"></iframe> Equalia hace pública esta investigación este martes 10 de diciembre, coincidiendo con el Día Internacional de los Derechos de los Animales. Para ganar mayor concienciación sobre el tema del maltrato animal, la organización ha contado con varios niños de Primaria para presentar las imágenes. «Queremos que veáis este vídeo. Nuestros padres no nos dejan verlo, y esperamos que cuando seamos mayores esto no exista», dicen los menores en el vídeo, antes de dar paso a las imágenes del matadero. «Deseamos no tener que ver nada así nunca. Ayúdanos a crecer en un país más respetuoso», comentan al final del vídeo. Según la organización, las imágenes, que corresponden al matadero municipal de Caudete, un matadero municipal gestionado por una empresa privada, han sido tomadas a lo largo de 2019. Con este vídeo, el cuarto que Equalia ha difundido en poco más de un año sobre maltrato animal en mataderos, la organización pide que se instalen cámaras en los mataderos de toda España para cabar así con este tipo de situaciones. Equalia recuerda que las grandes cadenas ya están exigiendo a sus proveedores que instalen cámaras en los mataderos para asegurarse de que los animales cuyos productos venden en sus tiendas no hayan sido maltratados. Pone como ejemplo a Carrefour o El Pozo Alimentación, que tienen esta medida entre sus exigencias. «La ONG Equalia, de acuerdo con la demanda de la ciudadanía en conocer la procedencia de aquellos productos que llegan a sus mesas, insta a las comunidades autónomas a crear una Ley para la implementación progresiva de cámaras de videovigilancia en mataderos, uniéndose a la demanda del sector cárnico para tal fin», dicen desde la organización.
  9. Formado en arquitectura, el estadounidense William McDonough dice que su trabajo es lograr materializar, hacer cosas posibles. Ha contribuido a desarrollar los conceptos de sostenibilidad y economía circular y su despacho se ha especializado en el diseño de edificios sostenibles. Es fundador junto al químico Michael Braungart de una compañía que ayuda a empresas a implatar protocolos de diseño sostenible. Junto a éste firmó también en 2003 el libro «Cradle to Cradle», donde plantea un modelo de producción basado en en la creación de productos que, finalizada su vida útil, pudieran reconvertirse en materia prima. McDonough ha estado en Madrid para participar en la Cumbre del Clima invitado por la Fundación BBVA. —Ante la urgencia de soluciones para afrontar el cambio climático, ¿no estamos equivocándonos y otorgando exclusivo protagonismo a las reivindicaciones activistas (hablo de Greta Thunberg) y polarizando la cuestión en una lucha populista, en vez de comprender que es una tarea que requiere unión de fuerzas científicas, políticas, económicas…? —Es necesario que comencemos a actuar ya y que, como sociedad, entendamos cuáles son nuestras responsabilidades concretas. En este diálogo hay sitio para todos. Thunberg está poniendo el foco sobre cómo esto afecta a la juventud: que está preocupada, asustada. Esto no es algo que debamos discutir, sino entender y en lo que implicarnos. —Los medios ensalzan a Thunberg pero, ¿no sería más necesario que se dieran a conocer a la sociedad todas esas posibilidades viables de revertir la situación de riesgo climático? —Sin ninguna duda: necesitamos más información pero planteo una comparación con el proyecto que hizo que la NASA pusiera a Armstrong en la Luna. El promedio de edad de los ingenieros que lo llevaron a cabo era de 28 años. Y estos, una década atrás, cuando Kennedy anunció: «Vamos a ir a la Luna», tenían sólo 18. Es decir: este tipo de misiones son para la juventud, que posee una comprensión sobre el futuro de la que carecemos quienes los precedemos, un deseo de hacer cosas significativas. Creo que es un momento hermoso, en el que todos podemos sentirnos urgidos a comprometernos. —Observando las propuestas con las que arquitectos consagrados proponen soluciones, comprendemos que las generaciones más jóvenes carecen de los recursos para reaccionar con respuestas correctas. Pienso en Norman Foster, con su fallida propuesta de Masdar, hoy llamada la «primera eco-ciudad fantasma»... —Creo que es una cuestión de influencia, de usar las fuerzas que haya disponibles. Foster está aprovechando los recursos de un sistema obsoleto para articular el sistema futuro, y esa es una estrategia legítima de alguna manera. —Un aspecto ineludible en este contexto es el de la dualidad local-global. Las ciudades atravesarán inevitablemente cambios. —Sí, van a tener que hacerlo. Y tenemos la oportunidad de hacerlas mejores. Un elevadísimo porcentaje de la población humana habita y va a habitar en ellas, y creo que se nos brinda la oportunidad de asegurar de manera efectiva que estas personas van a tener acceso a la cultura y a todo tipo de actividad. A mi modo de ver, esto se puede plantear de una forma comparable con la antigüedad, yo lo llamo ‘agro-urbanismo’. Crecí en Tokio, la gente recogía aguas residuales y las llevaba al bosque, y así hizo durante siglos, también en Europa. El tamaño de las ciudades venía determinado por la cantidad de granjas que había a su alrededor y la distancia entre ellas y el núcleo urbano. La idea de que las ciudades existan en un entorno agrícola, natural, resulta estimulante. Los ciudadanos se organizarán según nuevas formas de actuación, un nuevo orden cultural. Transforma el sentido de lo que significa ser ciudadano. Ahora somos ciudadanos del planeta, y esto nos confiere con la capacidad de pensar más allá de los muros de la ciudad. —Usted habla de city-like-forest («ciudad como bosque»)... —Pensemos en un edificio como si fuese un árbol: un árbol produce oxígeno y elimina el carbono, es un hábitat para pájaros e insectos, da fruta y flores, ofrece belleza… Se trata de pensar en la ciudad como un bosque, como un órgano respiratorio, que se nutre del sol y el aire de la atmósfera, cuyo suelo nutre a los seres que habitan en él. «Ciudad como bosque» es una metáfora para la idea de una ciudad «carbon positive». Por supuesto, es un sueño pero creo que es el sueño que necesitamos. Mi trabajo es lograr que las cosas se conviertan en realidad. Un siglo llevará revertir la actual crisis ambiental William McDonough plantea que se necesitará un siglo para revertir las consecuencias y riesgos de la crisis medioambiental: «Si la siguiente generación es sensata, reducimos la cantidad de carbono que estamos emitiendo y las actitudes negativas que están incidiendo en un incremento de las temperaturas…todo podrá regresar a un estado positivo. Si actuamos correctamente, podremos alcanzar la situación que denomino carbon positive (acciones que convierten el carbono de la atmósfera en formas que contribuyen a la nutrición del suelo) de manera que posteriormente incluso sea posible alcanzar la situación neutral. Es indispensable tomar multitud de decisiones que sean carbon positive mientras, simultáneamente, reducimos el comportamiento negativo y apoyamos el neutral».
  10. Comienza una nueva fase en la Cumbre del Clima. Después de una semana en la que los equipos técnicos de casi 200 países han intentado sentar las bases de las negociaciones, arranca la fase política con la asistencia de jefes de Estado, de Gobierno y ministros. Hasta ahora las negociaciones han sido lentas, pero el tiempo apremia. Los principales escollos siguen estando en la regulación para los mercados de carbono, en el incremento de la ambición en la lucha climática -que los países endurezcan sus recortes de emisiones- y en la forma de compensar a los países en desarrollo. Los mercados de carbono, que llevan atascados ya dos cumbres, deben establecer unos mecanismos globales para intercambiar cuotas de emisiones. Es decir, que quien contamine de más pague. Pero la negociación del ya famoso artículo 6 es compleja y tiene peligros, como que un mismo crédito se contabilice a dos actores diferentes. Obstáculos «Necesitamos conseguir un acuerdo en el artículo 6, de ahí el trabajo arduo por todas las partes», aseguró ayer la ministra de medio ambiente chilena, Carolina Schmidt, que preside la cumbre que se celebra en Madrid. Para la Unión Europea, evitar ese «doble conteo» es una línea roja, mientras que Brasil se muestra más reticente a un desarrollo claro. Pese a las dificultades, han salido adelante los primeros textos de trabajo. Además de este artículo, en los pasillos de Ifema retumba la palabra «ambición», una expresión que se ha hecho ya popular para referirse a la necesidad de que los países aumenten sus planes de recortes de emisiones. Pero, según dijo ayer Janine Felson, representante del grupo de pequeños estados insulares, «la COP25 corre el riesgo de socavar su reclamo principal de ambición. Algunas partes muy influyentes han obstaculizado los esfuerzos en la primera semana para responder a la emergencia climática». En un intento por relanzar los compromisos, está previsto que esta semana se conozcan los estados que se han unido a la «Alianza para la Ambición Climática» de Chile, sobre los países que se comprometen a endurecer sus objetivos en 2020 o a alcanzar la neutralidad de carbono en 2050, aunque pocos creen que los países involucrados sumen más del 10% de las emisiones globales. La otra gran esperanza está puesta en la Unión Europea, en concreto en el posible anuncio de la Comisión sobre el Green New Deal, ya que podría elevar el nivel de las conversaciones. «El anuncio europeo, si se produce, va a dar energía a todo el proceso porque es una señal importante», apuntó ayer Laurence Tubiana, una de las arquitectas del Acuerdo de París y que hoy dirige la Fundación Europea del Clima. Otra de las batallas más duras está en el mecanismo para compensar a los países más vulnerables a los impactos del cambio climático. Se han celebrado «reuniones informales», pero con escasos avances hasta el momento.